Galería

Mmm……Sikkim……mmm.

Si tuviera que escoger algunas palabras para describir Sikkim, así como el que coge un lienzo en blanco, un pincel y comienza a trazar líneas que hacen aparecer la figura; usaría probablemente….
Armonía, paz, delicada belleza, flores, tranquilidad, naturaleza… ¡¡ah!! algo más: monjes y cuestas.
Sikkim, un pequeño mordisco que India pegó a esta zona montañosa entre Nepal, Bhutan y Tibet y que proclamó como suya. Los Sikkimeses nos cuentan que a falta de ejército para defenderse y, de medios, se rindieron pacíficamente.
Los primeros habitantes de ésta zona fueron gentes venidas del tibet, monjes. Más tarde los Nepalíes fueron apareciendo y, hoy en día son los descendientes de estos dos grupos los que forman las 3 etnias que habitan estas bellas tierras.
mosaico sikkim gente
Sikkim, pocos podrían situarlo en el mapa, pocos oyeron hablar antes de él pero, a nosotros hace tiempo nos atraía muchísimo la idea de recorrer este rincón del planeta. Nuestro dedo indice había recorrido en el mapa las carreteras que recorren la zona noreste mientras ideábamos el plan soñando despiertos. Tierras altas y remotas y en ellas, siempre llegábamos a un lago situado allí, casi en la frontera con el mismo Tibet, el cual parecía llamarnos con voz suave y profunda, como las sirenas a los marineros que hipnotizados se dirigen sin pensarlo dos veces a sus brazos. El hechizo lo rompieron de nuevo las leyes y la burocracia.
El hecho de estar situado en la frontera con el Tibet ocupado por los chinos, hace que esta zona está bajo alta vigilancia y restringida a los turistas. Sólo se permite visitar la zona norte con guía, en grupo y con un permiso especial que tan solo conceden por unos días.
La noticia para nosotros fue algo así como un portazo en las narices.
Rafa, un amigo de Madrid, llegaba a Delhi justo cuando la familia de Aitor marchaba de vuelta a casa tras los 15 días en que estuvimos de turisteo por el Rajastán. Tras el adiós a la familia, la bienvenida a un amigo que a parte de la bici,su guitarra y lo necesario para unirse al viaje por un tiempo, traía un saco lleno de ganas, de entusiasmo y de alegría.

mosaico rafa

Juntos, hicimos el larrrgo viaje en tren desde Delhi hasta Darjeling dónde esperaban las bicis. Al llegar, las pusimos a punto con los recambios que nos habían traído de Madrid, donde los mismísimos Reyes Magos de Oriente habían dejado este año un paquete para nosotros con todo lo necesario para restaurarlas pues, platos, piñones y cadenas habían llegado a un límite tal, que la única forma de poder seguir avanzando con ellas sería…. cuesta abajo.

Y así, con un nuevo compañero de aventura y las bicis como nuevas, volvíamos a la carretera dispuestos a aventurarnos en el oeste de Sikkim, una zona de pura montaña en la que los llanos escasean y las cuestas quitan el hipo.

Sikkim1
Las plantaciones de té de la zona de Darjeling se iban quedando atrás, tras una bajada de 20 kms y cruzar un caudaloso río, llegamos al puesto de control en el que los policías nos aseguraron que desde ahí todo cambiaba, que la gente era más honesta, que era más seguro, que estaríamos tranquilos y, os puedo asegurar… así fue.

Sikkim, tranquilidad y calma lo impregnan todo.

Gentes sencillas y amables de delicada belleza que nos hacían más llevadero con sus sonrisas y saludos, el sufrimiento que supone enfrentarse a las continuas cuestas, cuestones, que son lo que han caracterizado los días de pedaleo. Rafa ha respondido de maravilla a la dura prueba que supone el pedalear a diario, el llevar la bici cargada y sobre todo, a este terreno. El hecho de estar asfaltado en su mayor parte, facilita pero, hemos sufrido y jadeado, tanto, como hemos bajado asustados apretando los frenos a tope (y los dientes también) en los descensos.

Eso si, siempre ha merecido la pena.

sikkim5
Los días de pedaleo han sido cortos, 30 y tantos a 40 y tantos kms al día y se acabó; este pedalear da para poco, cuando el perfil de la carretera podría igualar al dibujo que traza un escaner de corazón hecho tras una carrera de 300m lisos.
Pequeños pueblos que salpican de color el verde que todo lo cubre. Estamos en primavera pero aquí sucede algo muy curioso, que un joven estudiante nos explicaba mientras tomábamos un sabroso te con leche, sentados en el interior de un pequeño chiringuito de madera, a un lado de la carretera: “Aquí la primavera y el otoño suceden al mismo tiempo. Están sucediendo ahora, a la vez, las flores aparecen y las hojas se ponen amarillas, rojas y se caen.”

mosaico sikkim.
Esto era algo que habíamos apreciado y nos tenía confundidos: en los árboles veíamos las hojas amarillas, rojizas, marrones y muchas cubrían ya el suelo pero, también hemos estado encontrando continuamente una infinidad de coloridas flores. Las orquídeas y la rojísima flor del Rodadendro son típicas de Sikkim y se encuentran en todos los rincones entre el verde y el agua de los bosques, explosionando al tiempo que a los árboles se les caen las hojas…. primavera y otoño al mismo tiempo… ver para creer.

mosaico flores sikkim
Los monjes y los templos han sido otra de nuestras rutinas. Los sikkineses son, en su mayor parte, budistas (budismo tibetano) y hay templos y monasterios en todas partes.

Han sido bastantes los días de descanso en que nos han despertado las trompetas de los monjes que, ya de madrugada comienzan los rezos y ritos. El sentarse en el interior de un templo rodeados de monjes que recitan a ritmo con graves voces que llegan hasta lo mas profundo, de una forma contínua, los tambores y campanillas, platillos y trompetas que los acompañan, hacen que uno entre en un estado de semitrance en que parece trasladarse a otros mundos. Colores y figuras, pinturas e incienso, rezos y energía que vibra y que te hace viajar, esta vez, sin dar pedales.

mosaico sikkim budistas
Un regalo este de haber recorrido Sikkim, un acierto el habernos decidido por no pasarlo de largo.
De nuevo… el mundo y tú, y esa maravillosa sensación de libertad al experimentar que a lomos de esta silenciosa compañera, uno tan chiquitito, puede llegar a recorrerlo.

Al mirar arriba, y ser consciente de que así de cargados como vamos teníamos que subir hasta la cumbre que teníamos ante los ojos… a uno le parece imposible pero, poquito a poco y sin prisa… sin darte casi cuenta resulta que miras atrás y ves allá abajo el puente que cruzaste cuando te parecía imposible subir. Subir es silencioso, es duro, engrandece y en la lucha del ascenso, se aprende.

sikkim3

Anuncios

4 comentarios el “Mmm……Sikkim……mmm.

  1. Chicos que genial!!!! y qué duro,,,,,lo recuerdo ciertamente como un lugar dentro de la India diferente, como Gatok (creo que se escribe así) que se lo anexiono India a la vez que que Sikim creo que en los años 50. Pero cómo está Rafa? y vosotros después de la experiencia de cuidadores?
    Besazos máquinas!!!!

  2. Viajando lo toleramos todo,
    la indignación queda en casa.
    Se observa, se escucha, se siente uno fascinado ante lo más bello y también ante lo más atroz, porque es nuevo.
    Los buenos viajeros son despiadados.
    Elias Canetti

    gracias por dejarnos compartir vuestro viaje

    os esperamos en las Jornadas ” El mundo en bicicleta” de Burgos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s