Galería

Thailandia.

 

Fácil, Thailandia ha sido fácil. Buenas carreteras, pueblitos a menudo y por lo tanto comida y agua a mano….no hay que cargar y es tan barato comer fuera y tanta la variedad, que no merece la pena cocinar pues casi, te sale más caro.

thailandia2013 mosaico

Gentes sencillas y amables que te lo hacen más fácil aún. Calor, eso sí, ese calor húmedo y pegajoso que ya teníamos en Malasia ha continuado acompañándonos a diario, junto a la lluvia pero, respecto a ésta todo se simplifica al saber que los templos (que aquí llaman “Wat”) siempre están abiertos y somos bienvenidos.

Ya lo hacía Aitor cuando en el 2007 cruzó ésta parte del mundo y aún no ha cambiado en eso: si te acercas a un templo siempre tienes un techo para resguardarte de las lluvias nocturnas, siempre un baño para refrescarte, agua para cocinar y el 90% de las veces…. un maravilloso extra: ventilador.

Debido al calor hemos simplificado aún más y en vez de montar la tienda, hemos montado la mosquitera, sin más, para aprovechar así cualquier posible movimiento de aire nocturno que alivie el intenso calor, el cuál nos ha hecho pasar largas noches y pesados momentos.

thailandia2013.4A menudo hemos aprovechado las lluvias del día para refrescarnos, no hay nada mejor que eso…. ¡¡un baño en marcha!!. Estas lluvias tropicales no se andan con chiquitas, desde el momento en que comienzan hasta que quedas empapado como si hubieras caído en una piscina, pasan contados minutos.

Empaparse pedaleando por una solitaria carretera en el medio de la selva es una experiencia mágica, te hace sentir en comunión con lo que te rodea, unido a ese todo, a las plantas y árboles que tampoco corren a resguardarse del chaparrón, sino que lo celebran y absorben, a las ranas que parecen cantar el “que llueva, que llueva….” y a esa lluvia que monzónica parece reír a carcajadas y alegrarse al verte empapado, dejándote mojar, saboreándola.

El echo de pedalear con María y Zigor nos ha hecho reír, pasarlo bien y aprender mucho. El ser más para decidir, tener distintas costumbres y formas de hacer, enseña a ceder y flexibilizarse, aceptar y compartir, esperar y adaptarse, desarrollar la empatía y escuchar. Puedes crecer mucho a través de otros si olvidas el juzgar y los miras como un reflejo de ti mismo.

Confuccio decía:”Cuándo veáis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuándo veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos.”

thailandia2013.m

Así hemos andado los cuatro, aprendiendo de la intensa convivencia que supone el viajar juntos de ésta forma.

El ser 4 supone también (como hemos descubierto) que la gente se acerque menos, te inviten menos, se abran menos… se quedan más distantes al ver al grupo y eso hace que uno no se entere tanto de la realidad del país aunque, algunas cosas son obvias, como el cambio de religión: de los musulmanes malayos a los budistas thailandeses.

thailandia2013.5

Zigor, que se entera de todo y es profesional en buscar información, nos decía que este tipo de budismo de acá (Theravada) es el más conservador, y que es tradición al igual que en Birmania, que todo hombre al menos una vez en su vida, experimente por unos días la vida de un monje. Resulta curioso e interesante, sobre todo viendo que en muchos otros países lo que se hace y se tiene por costumbre es llevar la vida de un militar.

Los monjes viven de la caridad, comen dos veces al día y salen muy temprano en la mañana, al amanecer, después de meditar thailandia2013.3

a recoger la comida que la gente les da. Los ves caminar descalzos a los lados de la carretera, con una especial tranquilidad y harmonía. Meditan y aprenden algo que más que una religión (tal y como lo entendemos en occidente) es una filosofía.

Parece que a los thailandeses les encanta apostar y algo más….las luchas.

Una mezcla que les hace celebrar todo tipo de curiosos campeonatos de pelea que van desde el conocido Thaiboxing y las peleas de gallos tan típicas y, (os podemos asegurar) cotidianas,thailandia2013m2 hasta algo que nos dejó con la boca abierta: peleas de toros y ¡¡agarraos!!… de peces. Sí, éstas últimas no las llegamos a ver pues según nos dijeron…son cosas de niños, los mayores son más serios y prefieren en las que hay algo de sangre.

En Thailandia, según también nos contaron, la industria está creciendo mucho en los últimos años y junto a ella la alfabetización y la calidad de vida. Viven en su mayor parte del cultivo de arroz y la pesca, algo de agriculturathailandia2013.6

thailandia2013.8

y la producción de látex. Éste proviene de la salvia de un árbol (la Hevea) al cual cortan y sacan el jugo que se solidifica y se convierte en una especie de plastilina blanca, la cual, después de pasar por planchas, se transforma en una especies de esterillas de goma que parecen ser el producto final. Éste es el monocultivo Thailandés, aquí el cultivo para el aceite de palma del que os hablábamos en Malasia, apenas existe.

thailandia2013 mosaico3

El cambio de países siempre trae novedades pero en el sudeste asiático hemos sentido, por debajo de las diferencias superficiales, una continuidad que debido a estar unida con el echo de ser todo tan fácil y sencillo, tan previsible y sin ningún tipo de incertidumbre, se nos ha comenzado a hacer monótono, algo así como empalagoso: como el que tiene una tarta muy rica y deliciosa…. tomas un trozo y te sabe a gloria, e incluso el segundo pedazo puede tener su encanto pero más…por muy rico que esté…. empalaga, crea indigestión.

Miramos alrededor al pedalear y nos vemos en playas de ensueño,thailandia2013.2

en paisajes bucólicos que evocan paz y relax,thailandia2013.12

pero el interior nos pide fiesta. No vivimos estresados ni necesitamos relax… éste va intrínseco en esta forma de vida que, activa a más no poder, cansa pero no estresa. No te hace sentir necesitar unas vacaciones.

Hemos comenzado a tener un anhelo de ese sentirte vivo a tope que Aitor, rememora cuando me vuelve a contar aquel recorrer en solitario la selva Mayombe en Congo, ese darlo todo para avanzar en medio de la naturaleza salvaje.

La vida fácil se nos hace difícil…. ¿curioso verdad?.

La recta final de Thailandia nos trajo un nuevo comienzo. Tras cruzar juntos la prueba que supone pasar una enorme ciudad

thailandia2013.10

en bicicleta, nos separamos de María y Zigor.

A partir de aquí, nuestros caminos, aunque muy parecidos, llevan ritmos y rumbos diferentes, y debido a ello hemos de decir adiós. No sin antes decir gracias, por todo y volver a ese pedalear en pareja, a menos palabras, a más silencios.

Un nuevo amanecer, un nuevo ciclo.

thailandia2013

Anuncios
de ¡¡Plantate!! Publicado en Noticias

Un comentario el “Thailandia.

  1. qué bueno leeros…hoy me he sumergido de nuevo en vuestro viaje y os he releído, desde Mongolia hasta aquí… juntos desde la distancia…. saberos seguidos, acompañados, saber que sirve y mucho lo que saboreo de vuestras vivencias, y que aunque sé que sólo lo experimenta así el que lo vive, la vivencia de leeros a través de la distancia, los kms y los husos horarios, los climas y las temperaturas, me hace sentir, resonar y disfrutar. Un placer que os agradezco desde el corazón. Continuad viajando, viviendo,pedaleando…y compartiendo. Gracias por hacerlo! Un besazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s