Galería

¡¡Ahí vamos!!

Calentando motores estamos…. brrrm, brrrmmm ….y suenan bastante bien.

Las ganas de arrancar nos tienen tan impacientes que tenemos las alforjas fuera del armario desde hace días, avisando, recordando, anhelando la inminente marcha. Apuntito estamos.

Entre Osh (es decir aquí, este lugar que ha sido nuestro pueblo y hogar desde diciembre) y la frontera con China, tenemos un par de puertos. De ellos uno alcanza los 3.700m y el otro no se queda lejos; allí arriba aún hace mucho frío y nieva casi cada día. Las noticias que nos llegaron de un inglés que lo intentó en bici hace unos días es que se dio por vencido y subió en un camión para alcanzar la frontera debido a la cantidad de nieve y hielo en la carretera.

Nos hemos propuesto pedalearlo todo y por eso hemos esperado hasta mañana para salir. Dejamos así que pasen este par de días que según dicen las previsiones van a ser muy duros allí arriba, con viento fuerte, nieve y frío.

Allá vamos, no esperamos más, ¡¡mañana es el día!!

“Mira”, nuestra casera, nos dice que hemos de salir antes del 21 pues ese día y según la tradición, se celebra un ritual generalizado para pedir lluvia, que vengan las lluvias. Las gentes cocinan en enormes calderos una mezcla de leche, harina, azúcar, algo de carne y piedras…. si, piedras. Dice que no recuerda la receta exacta pero que nos puede asegurar que funciona y que por nuestro bien, hemos de llegar a la frontera antes de ese día porque después sin lugar a dudas, darán comienzo las lluvias.

Ahí vamos, saltamos a la carretera, volvemos a vivir en el mundo ahí fuera sin agua caliente ni colchón, sin varios fogones para cocinar ni calefacción, sin la electricidad que alarga los días ni la abundancia y variedad que supone vivir a unos minutos del mercado…. ahí vamos. El cuerpo y la mente se hacen rápido a lo fácil, a la comodidad y por un lado cuesta volver a tirarse al ruedo, sobre todo cuando el clima aún no acompaña del todo. Pero el alma aclama a gritos la vuelta a esa vida nómada que a pedales, la hace rebosar a borbotones plenitud y saisfacción, goce y felicidad aún en los momentos duros y difíciles.

Hemos dado el remate al blog (en la versión español) con el apartado “Relatos por países” que en el lado derecho y abajo podéis encontrar.

Mientras Aitor miraba y seleccionaba fotos durante todo este invierno, yo hacía lo propio con los emails generales escritos entre el 2008 hasta finales del 2010 y los hemos ido colgando por países…. ahí están, ahí van y ahí queda el blog algo más completo. Aún estoy convenciendo a Aitor que cuelgue el resto: el Sudeste Asiático y el Tibet que cruzó antes de conocernos y ese Africa remota y salvaje de las selvas del oeste, donde se aventuró en solitario de nuevo, mientras yo me recuperaba de las heridas y roturas del accidente a cientos de kilómetros de distancia.

Llevamos los dedos cruzados (aparte de todo en regla) para poder cruzar esta vez esa frontera con el país de la “gran muralla”. Tras ello, el desierto del Taklamakan se abrirá ante nosotros con su descomunal magnitud. Pero, lo que nos hace brillar los ojos y sacar una sonrisa de lo profundo, es la cercanía de Mongolia que tenemos ya, a la vuelta de la esquina.

Ahí vamos. 

Anuncios

4 comentarios el “¡¡Ahí vamos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s