Galería

¡¡ Nos vamos de excursión !!

– ¡¡Nos vamos de excursión!!- gritaba saltando por la habitación de la pensión en la que desde hace 5 días estábamos hospedados (los dos primeros por hacer un descanso, los otros tres, esperando a que el tiempo volviera a ser bueno y nos permitiera continuar con el viaje).

Había elegido la broma de “la excursión” para tomar de otra manera lo que teníamos delante y coger fuerzas mentales, que son las que no pueden fallar en los momentos complicados.

– ¡¡Nos vamos de excursión!! – continué gritando con voz de niña mientras entre los brincos me ponía las mallas de invierno y la ropa de pedaleo.

Aitor saltó de la cama y comenzo a dar brincos en círculo.

– Sí, si, el cielo está despejado, hoy es el día. ¡¡Nos vamos!! – comenzó a gritar también el, con los brazos en alto.

El hombre de la pensión parecía ser el menos feliz de todos. Apareció en el patio con cara de sueño y media sonrisa, dispuesto a calentar como cada mañana, un poco de agua para llenarnos el enorme termo rojo que nos proveía de infusiones para casi todo el día.

-Neit, siboña neit, rajmat. Siboña ¡¡ peribalt !! (No hoy no gracias. hoy ¡¡el puerto!!)- le avisé de antemano.

– Yes -contestó- siboña pagoda haraso. (Si, hoy el tiempo es bueno)- dijo y tras ello, asomó a su rostro una bella sonrisa al ver nuestra excitación y alegría.

Tras el desayuno y unas compras de última hora, avanzamos sabiendo que por seguro, nos esperaba un día completo de ascensión. Según los lugareños habían dicho, teníamos 30kms para ascender algo más de 2.000 metros por una carretera que según todos, estaba cerrada, bloqueada por la nieve pero que, habíamos decidido atrevernos a pasar. No tan solo porque nos ahorrábamos 300 y pico kms, o porque sabíamos que nos olvidaríamos de tráfico, camiones, de tragar polvo… sino por la aventura, que para nosotros era tal pero para los lugareños mas bien, era una locura.

Casi cada uno que cruzábamos una vez girado en el cruce y comenzado la ascensión suave que nos empezaba a traer ya cuestones cortos nos hacia gestos con los brazos cruzados en señal de que estaba cerrado y gritaban “frío, frío”.

Fueron sólo dos pequeños pueblos y tras los primeros diez kms, el control de la policía a pie de puerto dónde nos dijeron que había bastante nieve en la carretera y arriba hacia mucho frío, que los coches ya no pasaban y que anduviéramos con cuidado; después ya nada ni nadie nos intentó parar lo cual fué un alivio.

Ascendimos por unos kms más por un cerradísimo valle, tras ello y ya sin signos de asfalto, comenzó el largo zig-zag que nos iba haciendo ascender poco a poco pero con fuertes repechos. No había rastros de nieve en la carretera cuándo ya llevábamos 17km, lo cual nos hizo envalentonarnos.

IMG_6462

Un poco más adelante, unos cazadores que tomaban el almuerzo a un lado del camino, nos invitaron a té y a higos secos. No sabían si el puerto estaba abierto o cerrado pero nos dijeron que nos diéramos prisa, porque hacia las cuatro se pondría muy, muy frío.

Después de esa parada fué que todo comenzó a cambiar. Apareció la nieve en el camino y según íbamos ascendiendo, cada vez había más y más, hasta el punto de no permitirnos pedalear ni estar montados en la bici, imposible. Las ruedas derrapaban constantemente y perdíamos el equilibrio así que no quedaba otra que empujar. Lo bueno es que teníamos la huella de un coche que debía haber pasado un rato antes y, había aplastado la nieve por lo que siguiendo su rastro el esfuerzo se reducía a la mitad.

IMG_6496

Así seguimos, con un ojo en el camino y otro en el cielo pues, las nubes grises comenzaban a aparecer y la amenaza de tormenta era a cada momento más real.

La ascensión no era solo dura por los repechos, sino porque al haber solo una huella que abría camino en la nieve, los pies se hundian en ella haciendo dificil el caminar empujando las pesadas bicis con las que no podíamos recorrer más de 2 o 3 kms en una hora.

Todos en el pueblo coincidieron en decir que había 30kms a la cumbre pero, la señal del km 30 ya había quedado atrás y seguíamos ascendiendo rectas empinadas y observando como allí arriba, en la ladera, la carretera continuaba ascendiendo.

-“¿Lo has visto? Hace rato que pasamos ya el palo que indicaba los 30 kms y aún parece que queda mucho, mira allí arriba la carretera…. ¿Porque la gente hablará sin saber? ¡¡tio que vamos en bici!!.

-”Ya, bueno…ahora no te mosquees con ellos. Vamos, que hay que encontrar un sitio a resguardo para pasar la noche, fijaté como está el cielo va a caer una buena. Mira que hora es, hoy ya no pasamos el puerto ni pa dios.”

Cuándo las situaciones se ponen duras de verdad, he observado que arrevatos de mala leche en mi interior van y vienen como las olas del mar. Voy subiendo, empujando, sudando y congelada, dándolo todo pero tranquila y de repente un pensamiento se cruza y… ¡¡quiero matar a todos los que nos dijeron que eran 30kms!!, ¡¡quiero tirar la bici por el barranco!! (al pegarme con el pedal en la espinilla). En otros momentos veo a Aitor en las mismas cuando se le ha quedado encajada la bici en la nieve y tiene que levantarla a pulso para volver a coger la huella… por los gestos cualquiera desde la distancia diría que esta rezando pero yo sé que está maldiciendo, furioso lo mismo que yo unos momentos antes.

Una ruina a la derecha del camino que conservaba aún techo en los dos espacios inferiores (que debían de hacer de cuadra) nos hizo volver a respirar tranquilos. No solo porque sabíamos que ahora cayese lo que cayese estábamos a resguardo, sino también porque se acabó el empujar por hoy.

IMG_6519

Estábamos realmente agotados, extenuados por el esfuerzo de avanzar con nieve hasta las pantorrillas, de empujar, cargar, levantar la bici por las empinadas cuestas y el echo de que fuera ese quizá el sitio más guarros en que hemos dormido (por la mezcla de barro, cagadas de animal y algo de basura) no tuvo a penas importancia pues lo que queríamos era ya descansar y tener la seguridad de que pasaríamos la noche a cubierto de algo pues con nuestra tienda de campaña frente a una ventisca, estamos vendidos.

Sorprendentemente en la noche, cuando salimos a echar una meadilla, pudimos observar sobre nuestras cabezas un cielo totalmente despejado y estrellado. Así son las cumbres.

El día siguiente sufrimos de lo lindo pues aunque la cima estaba a tan solo 5 kms , la nieve era ya muy alta y las cuestas se acrecentaban. Una vez arriba no hubo tiempo para celebraciones pues las nubes grises que desde la mañana habían cubierto de nuevo el cielo, y un gélido y fuerte viento nos dejaban claro que ahora sí que no nos salvábamos de la ventisca. Así fue, comenzó a nevar y el viento se embalentonó, se puso tan fuerte que no nos permitía parar a descansar ni un momento pues en un segundo nos dejaba totalmente congelados.

IMG_6539

Pensamos realmente que lo más duro había pasado mientras comenzábamos a descender pero, no era así, tan solo se había trasformado la dureza.

En este lado nos esperaba mucha más nieve . Además, las huellas del coche en un cruce, desaparecieron por completo haciéndonos dudar de cual de las carreteras debíamos tomar, en las condiciones que estábamos era complicado incluso sacar el mapa y abrirlo, cuanto menos el decidir que camino tomar (pues no aparecía nada claro). Sabiendo que nos estábamos jugando el quedar perdidos en la montaña, nos la jugamos todas a una carta y continuamos bajando por la derecha pero ahora, éramos nosotros los que teníamos que abrir camino en la nieve… complicado, cansado, duro.

IMG_6525

Y así bajar entre los montones de nieve que en las curvas nos hacían a veces bajarnos para empujar pues no era posible pasar de otra forma, la tensión debido a la ventisca que teníamos pegada a la chepa me hizo en momentos sentir un enorme stres del cual solo me podía deshacer centrándome en la respiración, sintiéndola, escuchándola para olvidarme así del resto y no perder la concentración y reflejos necesarios para tan arduo descenso.

-Vamos bien, vamos bien. Poco a poco.- Aitor repetía y repetía como un mantra que nos acompañó toda la bajada.

– ¡¡Mira ahí!!, ¡¡un pueblo!! -me grito sonriente cuando habíamos recorrido unos 20kms desde la cumbre.

Podíamos ver a tan solo unos kilómetros más abajo un pequeño pueblito. Desde las piernas hasta los mofletes se nos relajaron de golpe ante la visión.

Ese día lo pasamos allí con una familia que al vernos bajar de la cumbre, reventados, con los pies y zapatillas empapados totalmente y con dicha ventisca; salieron al camino y nos invitaron a su casa donde comimos, nos secamos, cenamos, dormimos y nos sentimos seguros.

IMG_6587

Al día siguiente renovados física y mentalmente, con todo seco y a punto, dijimos adiós a la familia y arrancamos de nuevo.

¡¡Menuda excursioncita!!.

Anuncios

6 comentarios el “¡¡ Nos vamos de excursión !!

  1. Chicos!!!! vaya excursionnnn!!!que chungas son esas quejas mentales que te vienen en momentos duros….llegas a odiar al que te informo mal de los km…jajjaaj!!te entiendo tan bien….
    Javi tiene una foto con la misma familia…..de buena me libre yo!!
    Un abrazo para los dos y enhorabuena por pasar ese puerto que no lo pone nada facil!! Arriba!!!

  2. Que´buena!!!!!!!! Menuda tensión leyendo vuetra excursión!!!!! Las cosas que tanto cuestan luego saben mejor……Ánimo que ya lo tenéis hecho

  3. es el primer comentario que escribo, salu2. Os conozco por Javi, y veo que el mundo estña lleno de “locos geniales”, veo que vais a ser el relato de los viajes que nunca me decidí a hacer, aunque a mis casi 70 años, no descarto desempolvar la bici y echarme la casa (la tienda) a la espalda…que tengáis una ola de calor que os guíe en vuestro viaje…

  4. Vaya relato y que aventura!! ¿Y si se echa la noche encima sin encontar refugio? ¿Y si cogeis en medio de la nieve el camino equivocado? Sois unos valientes, Animo y adelante!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s